La Gratitud es Digestiva

julio 1, 2011 0 Comentarios En: Nutrición y Salud
siembra1

Cuando hablamos de una buena actitud ante la comida, ésta no sólo abarca estar relajados y en lo posible de buen ánimo. Podemos volver tanto más digestivo un plato al ir sumando ingredientes invisibles como por ejemplo la gratitud por el mismo.

En general nos cuesta tener en cuenta que aquello que sentimos y pensamos al momento de comer, pueda tener implicaciones químicas concretas en nuestro cuerpo. Muchos lo sabemos, desde un conocimiento adquirido por lecturas, o bien porque nos lo han dicho, pero aún no es sabiduría. Saber algo es tener certeza de ello basados en la experiencia transitada con cierto grado de consciencia.

Lo cierto es que cuanto más serenos y conectados con el presente estemos, más benéfico será lo que comamos. Una parte de esta conección está en hacer consciente que ese alimento que tenemos enfrente, pasó por una cantidad de circunstancias y seres humanos que hicieron posible que ésto ocurra. Cada lluvia, cada riego, los minerales de la tierra que estaban ahí disponibles para que ese fruto o vegetal creciera, las personas que lo recolectaron, y todas aquellas implicadas incluída la que nos lo dio en mano, pusieron parte de su enegía vital en el alimento que yace ante nuestros ojos, listo para dar lo mejor de sí.

Conectar con esta dimensión invisible, auqnue bien real, permite que la chispa de la gratitud nos recorra. Permitámosnos asombrarnos aunque sea por un segundo de cómo se orquestó todo para que hoy, ahora, podamos disfrutar y nutrirnos con ese regalo del planeta en el que participaron tantas energías. Silenciosamente, desde nuestro corazón, lo agardecemos?


Social



Comentarios